A nadie le es ya increíble saber que el agua es una fuente vital de vida para todo ser vivo en el planeta Tierra, sin embargo, estar conscientes de su importancia no ha bastado para actuar en favor de su conservación. Cada vez hay menos agua en el planeta y es a consecuencia del desperdicio que cometemos en nuestras casas, en la industria, agricultura…

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, y cada año hay un tema alrededor de éste, en el 2017 se habló sobre el desperdicio desmedido que efectuamos actualmente. Las consecuencias de la escasez del agua son enormes, desde la hambruna hasta el cambio climático, pero aun así pareciera que no nos queda clara la dimensión de nuestros actos respecto al líquido vital.

[[cms:companyname]] escasez de agua

Ante este escenario cada vez más cercano, se ve venir la privatización del agua, donde quien podrá acceder a ella solo serán los que tengan el poder económico para hacerlo, y considerando la desigualdad social, en realidad no habría muchos sobrevivientes.

Muchas empresas como Monsanto y Bechtel, han emprendido la lucha por la privatización, no obstante la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución donde se establece que el acceso a fuentes de agua potable y segura es un derecho para el goce pleno de la vida.

Aun así, es importante tomar consciencia de la situación y contribuir con pequeños esfuerzos tales como evitar el desperdicio de agua.

Con información de Telesur